domingo, 15 de febrero de 2009

Carta al desengaño

Desde aquél viernes 13, desde los extraños y algo indignantes sucesos que acompañaron a aquél día de mi vida, tenía pensado escribir una crítica larga, ácida y encarnizada, algo más condimentada que las que ya se han comenzado a hacer propias de mi humilde bitácora.

Pero no, he cambiado de opinión. Dejaremos ese post para otro día, porque ahora tengo otras prioridades.

Amigo mío:

No hay escritor que se precie que no haya hablado del amor. Es curioso ver como algo tan mundano, tan común, tan natural; es descrito de formas tan dispares y es un tema tan habitual en los libros y películas que llenan nuestras cabezitas de sueños e ilusiones.

Como ser humano que soy, creo en el amor; aunque no en el amor eterno. Quién sabe si mi vida me llevará a la negación o a la confirmación de esta creencia, pero comenzar con el escepticismo ahorra decepciones. No obstante, creo que la ilusión por hallar a aquella mitad de tu persona que debe hacerte sentir completo es algo que, simplemente, necesitamos. ¿Por qué seguimos viviendo las personas? Los motivos, lo sé, son distintos en cada caso; pero más que un simple instinto de supervivencia... ¿No es que, simplemente, nos invade ese pensamiento que nos dice "no puedo morir todavía"?

¿Y por qué no? Porque todavía sentimos que nos falta algo por hallar, que aún tenemos algo que hacer. ¡La eterna búsqueda! La eterna necesidad. Yo ansio el amor como toda persona; lo necesito como necesito a mis pequeñas letras. Es por eso, amigo mío, que me apena leer que ya esa ilusión tuya no existe. ¿No sería más hermoso, más esperanzador, pensar que lo vivido hasta ahora ha sido poco más que un capítulo más de tu existencia? Una página que pasas para hallar otra nueva que escribir. ¡Escribir, amigo mío! Esa pasión que compartimos. ¿Quemarás tu cuaderno a mitad redactar por un sólo párrafo mal escrito?

Vivo en una ciudad en la que es fácil cruzarse con cientos, quizá miles de personas cada día. Muchas veces, cuando estoy en una calle repleta de gente, me quedo unos minutos contemplando la multitud. Incluso aunque llegue la hora de marcharse, espero unos segundos más a apartar la mirada de la masa de gente.

"¡Espera, espera! Un minutito más, sólo uno más. ¿Y si justo cuando me doy la vuelta aparece?"

Vivo con la absurda idea de que en cuanto vea a alguien especial para mí, lo sentiré al instante, nada más mirarle. Llámame ilusa, pero hasta estos días, me ha funcionado siempre. Mis mejores amigos, aquellos incluso algo más especiales... supe que lo serían desde el momento de intercambiar la primera mirada. Lo sentí contigo, pese a estar rodeado de extraños, pese a ese reloj sonando a mis espaldas, intentando entretenerme mientras te buscaba frente al templo de Asakusa.

Vivo con esa emoción, con esa... llámale ilusión, de hallar cualquier día a la persona especial entre las especiales, a aquella que cambiará mi vida. Quizás, si esta eterna búsqueda no existiese en mi vida, me sentiría tan vacía como si faltase en ella un cuaderno en el que escribir. Quizás me faltaría algo tan vital, tan necesario como el mismo respirar.

Amigo mío, ¿Dejarías de respirar?

13 comentarios:

Surronded dijo...

Sóc el Bernat Campins... aquest post també em toca directament a mi, porto uns dies amb aquest tema...

Kamugo dijo...

Muy bonito. Biológicamente, los humanos, ¿somos los únicos que buscamos el amor? El cerebro es algo que aún no llegamos tan siquiera a imaginar. Aún que en este tema es mejor dejar de lado la ciencia y dejarse llevar por esas sensaciones explosivas.

Ya nos contarás a quién va dedicado el post.

Logan Lannister dijo...

Vale, lo he leido xDDDD me ha gustado mucho, darling

Nana dijo...

Gracias *^^* ¡me gusta que os guste! ¡Y me gusta que me guste que os guste, tralalá!

Eh, tenéis que ver el peaaassso de fanart que me han hecho:

http://nana-gaiden.blogspot.com/2009/02/mi-primer-fanart.html

Estoy emocionada T__T *cries*

Rosalba dijo...

Muy inspirador Nana T_T

El amor mueve al mundo y es algo tan obvio que muchas veces olvidamos. A veces nos preguntamos porque nos es tan importante el amor y es porque si no existiera el amor no habría más nacimientos de niños y no existiría la esperanza de un mundo mejor. El amor es algo sublime y es el ingrediente esencial que hace de este mundo algo mejor ^^

sidel dijo...

Creo en esos sentimientos a primera vista, solo me he enamorado una vez a primera vista, pero fue suficiente para saber que eso era una realidad, por lo menos para algunas personas...
También me ha ocurrido con ciertas amistades, sabía que ibamos a encajar y punto, lo sentía así. Te veo muy inspirada Nana, besos!

Silvia dijo...

Creo que el amor mueve el mundo, y sin amor no se puede vivir (ya sea de tu pareja, amigos, familia...).
El amor es algo que muchas veces no se sabe apreciar hasta que lo pierdes, y creo que la meta de muchas (no todas) las personas es encontrar un equilibrio entre los diversos aspectos de su vida: trabajo, familia, etc., pero sobre todo con este sentimiento.

Quien tiene amor tiene suerte en la vida ;)

¡Saludos!

TXEMA dijo...

en alguna cancion de ismael serrano decia "el amor es eterno...mientras dura" uno no va por ahi pensando en las relaciones con plazos, que el amor tiene ese fino aroma de eternidad, cuando menos el aroma.

un abrazo y espero que hayas tenido un excelente fin de semana.

Ilwën dijo...

jaja al final has caido en escribir sobre amor :)
Es muy bonito lo q has escrito y la verdad es q estoy deacuerdo en su inmensa mayoria ^^
Ojala nunca pierdas esa forma d ver las cosas ni nunca te rindas al desengaño.
Ojala nunca dejes de respirar ;)

Besos :**

Ithil dijo...

Es muy bonito. Yo he encontrado el amor, y aunque no sea eterno no me importa, prefiero arriesgarme a sufrir por el, merece la pena.
Me ha encantado esta frase, que por cierto es una forma de pensar que uso a menudo en mi vida:
"comenzar con el escepticismo ahorra decepciones" y ciertamente, alguna que otra me he ahorrado.
Besos!!

Dorian Doyle dijo...

El amor, el amor... Junto al aburrimiento que ya citaste han sido siempre mis dos grandes fuentes de inspiración.

Pero amiga mía, permíteme dar mi humilde opinión... El desamor es lo que más motiva. Porque el gusto hacia lo trágico es algo que se remonta a incluso antes de la Antigua Grecia.

Pero como todo, se acaba superando. Y se sale fortalecido. Y lleno de vida.

Heru dijo...

Es lo mejor que he leido, durante toda mi vida, nunca sentí algo, como lo que sentí cuando leí esto; espero que seas una gran escritora, mucho mas de lo que ya eres.

Te Felicito......

ravengoh dijo...

Buenas! Es la primera vez que veo tu blog (gracias al blog de Flapy, todo sea dicho), y me parece muy interesante ver los contrastes que muestras entre nuestra cultura y la japonesa. Amén de los dichos populares, que están la mar de interesantes ;)

Respecto a tu entrada, la verdad es que razón no te falta, y no somos pocos los que nos quedamos con la esperanza de que aparezca alguien que nos cambie la vida, por mucho que se nos diga ilusos. Y podemos ser ilusos en muchas cosas (cuando yo le digo a la gente que mis aspiraciones son acabar viviendo en japón dando clases de idiomas, les falta reírse en mi cara), pero manteniendo esas esperanzas, por mínimas que sean, algo se consigue.

No es que me sea muy muy agradable hablar sobre amor, pero lo que has escrito me ha gustado. ¡Un saludo desde Granada!^^