jueves, 10 de marzo de 2011

Cosas complicadas



Me he topado con algo interesante, últimamente. Puede ser un ejemplo de lo terriblemente mal que van las cosas a nivel económico en este país, o quizá no... ¡Quizá simplemente es mala suerte!

Estoy buscando a alguien (dentro del mundo editorial) que se preste a leer la novela que tengo terminada en busca de publicación. ¿Por qué remarco lo de leer? Porque ese es el problema. No es cuestión de que la gente la lea y no le guste, no... La cuestión es que está resultando complicadísimo conseguir que alguien se preste a abrir la primera página. ¿Por qué?

Porque están saturados de faena. Sí, señores, parece ser que la crisis ha llegado hasta los recovecos más inimaginables de la sociedad. No me cuesta demasiado imaginar la situación: Persona aficionada a la lectura y la escritura que nunca se había atrevido a dar el paso se encuentra en paro y sin nada a lo que dedicar tiempo e ilusión (Especialmente lo segundo. Se puede vivir sin tiempo, pero no sin ilusión). Por lo tanto, decide sacar el polvo a sus manuscritos o posiblemente escribir alguno nuevo y probar suerte. Quizá una publicación exitosa le saque del apuro...

Conclusión: Abarrotamiento de la sección de recepción de originales y consiguiente cierre de aceptaciones. Muchas editoriales ya directamente se niegan rotundamente a aceptar manuscritos.

¿Qué soluciones hay?
1. Un milagro
2. Un milagro y toparse con el director de una editorial en la cola del supermercado.
3. Una agencia literaria que envíe tu manuscrito a una editorial bajo recomendación. El problema es que éstas también están saturadas y cerradas a cal y canto.

Escribo todo este asunto porque me parece curioso, pero para nada como queja. Nada que merezca la pena en esta vida es fácil de lograr. Quizá la situación está más difícil que hace unos años, pero seguiré intentándolo hasta conseguirlo. ¡Si alguien tiene alguna idea revolucionaria o una iluminación divina para dar con una solución posible, que me la haga saber! ;)


5 comentarios:

Kamugo dijo...

Cuestión de ir intentándolo hasta que decidan leérselo. Otra opción es pasar de las editoriales, aunque eso es más difícil. Con los e-books no sé como se lo montan.

Cristina :) dijo...

*like*

SkySorbet dijo...

Hum...

És una alternativa, que no "la" solució: fa un parell de setmanes vaig llegir la notícia d'una jove estadounidenca que publicà via Amazon la seva novela, sense intermediaris, a 3$ l'exemplar. S'ha forrat. Crec que en el seu moment ja havia vengut més de 100.000 còpies, la totalitat d'els beneficis de la qual anaven directament a la seva butxaca.

Ja t'ho han dit, però no va mal un altre cop: no et desesperis. Ahir en la conferència de Parcerises sobre El Senyor dels Anells aquest home que és puro hamor comentà que Tolkien les passà molt putes per poder publicar els seus llibres. Una editorial el volgué "enganyar" i preparà un contracte 50-50, és a dir, si el llibre triumfava, la meitat dels guanys serien per ell (tot un xollo tenint en compte que de normal els profits de l'escritor oscil·len entre un 10-20% màxim), però si fracasava hauria d'apetxugar amb les despesses. No cal dir qui es va fer d'or amb la tonteria i la desconfiança editorial.

Alba dijo...

Pues te animo a que sigas intentándolo!

Lo suyo sería tener un contacto editorial, porque si ya de primeras ni se leen las novelas...

Lo de Amazon es un puntazo! Aunque no existe Amazon España... y no tenemos mucha cultura de comprar libros cibernéticos...

Tiempo al tiempo y suerte.

Anónimo dijo...

bienvenida a la realidad de los escritores españoles