miércoles, 25 de febrero de 2009

Sueños de la metaperfección

Entré en aquella biblioteca oscura, inesperadamente poco iluminada para ser un espacio de lectura. Sus estanterías reflejaban la luz naranja de las escasas bombillas posadas sobre las mesas. Sus hilitos de cobre ardiente agonizaban, gritando en incandescencia que se les acercaba el morir encerrados en aquella burbujita de cristal.

No buscaba nada, ni sabía qué hacía allí.

Pero lo averigüé pronto; en cuanto vi a alguien sentado frente a una de esas carcomidas mesas de roble astillado. Se tornó hacia mí, quedando a contraluz. Entre sus manos un libro abierto. Entendí que ella era el motivo de mi visita, y que yo era el motivo de su presencia.


— ¡Oh! y te presentaste al fin...— sonríe. Tiene el pelo castaño, largo hasta sus finos codos flexionados, sujetando aquel volumen polvoriento.
—Eh... sí, ya. Supongo— intento esbozar una sonrisa. No sé qué decirle.
Ella desvía la vista, mira al techo, a las crujientes vigas. Suspira.
— ¿Y cuánto te queda, pequeña...?
Pese a que no tenía motivos para entender aquella pregunta, la comprendo de todos modos.
— Tres años largos. No sé cómo voy a salir de esta...
Se ríe entre dientes.
— Ya... y mucho te espera. Ni siquiera sabes aún a qué o a quién dedicar tu existencia... lo recuerdo bien.
— ¿Lo has descubierto tú?
Su sonrisa se detiene, y me mira con nostalgia.
— Ya lo verás por ti misma.
Asiento, algo resignada. Recorro con la mirada mi alrededor, pero no hay más que penumbra. No sé qué decir, ni qué hacer.
— Em... ¿Qué lees?— pregunto, sin más intención que la de romper aquel espeso silencio incómodo; sus ojos clavados sin piedad en los míos.
Sonríe con calidez, y alarga el brazo para entregarme el libro que lleva en sus manos. Lo tomo, abro una página al azar... y me quedo sin respiración.
Era, sencillamente, perfecto. Las palabras ordenadas, las expresiones usadas... todo constituía el modelo ideal de aquello que yo tanto, tanto ansiaba ser. Las frases eran hermosas, como si sólo con pasar la mirada sobre las letras pudiese oír las palabras en mi mente; como si cada vez que leyese "río" en aquel libro, sintiese salpicar el agua en mi rostro. Era arte en estado puro, poesía en prosa, música en letras. Tenía que esforzarme para que las fuerzas no me abandonasen y el libro que sostenía resbalase de mis manos.
Era un placebo delicioso; droga de escritor.
— ¿Quién... quién ha escrito eso?— ¡El nombre! Quería saber por lo menos el nombre del autor al que iba a encadenarme de por vida.
Pero ella se acercó, sin desdibujar aquella sonrisa de su rostro. Escondiendo las manos tras la espalda, se inclinó para susurrar en mi oído.
— Lo he escrito yo, lo has escrito tú.
Y me desperté.


Pasé toda la mañana intentando recordar los detalles de aquel sueño. Por más que lo intentaba, no lograba que una sola de las palabras de aquel libro regresase a mi mente. Tamborileaba con los dedos sobre el escritorio, frustrada.
— ¿Ocurre algo?— Me preguntan. Ya no importa quién, ni cómo.
— He tenido un sueño, un sueño de perfección. En él hallaba el libro ideal, la prosa perfecta... y no logro, no logro recordar ni una sola frase.
Y entonces caí en la cuenta.
No debía recordarla, debía crearla.
Aquella prosa que me parecía tan, tan superior; tan distante de mis humildes frasecitas de entonces, había nacido en mi cabeza. Si era un sueño, si era mi sueño, aquella visión la había creado yo en su totalidad, libro incluido.
Aquellas frases estaban en mi cabeza, yo les había dado vida. ¿Pero cómo, cómo hacer que se mostraran?
Era capaz de escribir así, pero sólo en sueños. ¿Cómo, cómo volver los sueños realidad?

14 comentarios:

Naoko Hatake dijo...

HOOLA!!! a ver si al fin la paginita me deja dejarte un mensaje jej, me encanto!! genial me dejaste intrigada jaja, por cierto me encanto molinos de viento, mucha suerte en el concurso ^^ , tambien toy leyendo tu novela me devore los ocho capitulos en un dia, me dejaste con un suspenso horrible jej, gomen por no dejarte coments pero olvide mi clave del blog y bueno la bendita pagina me saca de quicio cada que quiero dejarte uno...En fin solo queria que supieras que tenes una lectora fiel mas, siempre me paso por tu blog para ver si actualisaste jej ,espero que pronto hayan avances de la novela, me muero por saber que pasa, ando un poco apuradita asi que me tengo que ir ..
Cuidate mucho, segui escribiendo asi de genial tenes un talento enorme, besos y saludos ^^

Naoko Hatake dijo...

wii si lo logre jaja ^^

Dorian Doyle dijo...

Ha sido muy curioso. Antes de leer que era un sueño, sabía que lo era.

Se cree que los sueños vienen causados por el DMT, un alucinógeno muy potente que produce el cerebro humano. El mismo DMT se encuentra en algunas plantas y sirve para preparar los poderosos preparados de Ayahuasca, que son una experiencia aparte dentro del mundo de los viajes entre planos. Una pasada, pero peligroso para el psiconavegante poco experimentado.

La gran obra de tu vida está en tu cabeza.

Kamugo dijo...

Los sueños son cosas bastante extrañas. A mi me pasa mucho también eso de detener un buen sueño o un mal sueño, recordarlo en general, pero sin detalles. Otras veces me pasa que justo al levantarme lo recuerdo, pero se borra pocos minutos después. ¿Te despertarte tú sola o te despertó el despertador? Dicen que sólo solemos visualizar lo sueños algo antes de despertarnos.

Quizás te imaginastes esas palabras. Algo causó una reacción en tu cerebro que te produció una idea de perfección, pero puede que ni siquiera leyeras nada. Sólo la idea de un libro.

EL cerebro es como los lugares más perdidos del Amazonas o la cordillera Darwin en Chile, no sabemos casi nada sobre ellos.

Nana dijo...

¡Guau, gracias, Naoko!

Pues me encanta saber de tu existencia al fin ^^. Infinitas gracias por leerme, significa muchísimo para mí.

¡La novelita sigue progresando! Pero despacito; la universidad absorbe no sólo mi tiempo, sino también mi creatividad. No había hallado nunca nada tan contraproducente como una carrera universitaria.

¡Pero publicaré un avance pronto! En cuanto tenga un respiro, en cuanto pueda sentarme junto a Eira, Kid y los demás y pueda dejarles contarme sus historias.
Lo escribiré por ti, por todos los que me leyeron algún día, y por los que me leen ahora.

¡Sois mis letras!

P.D: Aunque no tengas un perfil, no dudes en dejarme algun enlacito si tienes una bitácora propia. Me encantaría visitarte ;)

Naoko Hatake dijo...

jeej gracias a vos por dejarnos leerte, por compartir de cierta forma tus pensamientos con nosostros, por que se que al escribir siempre hay mucho de nosostros en nuestros escritos, y bueno mi bitacora, esta un proceso aun... ya habia tenido ganas de hacer una pero quiero completar lo que estoy escribiendo antes de iniciar y tambien tener un poco mas de tiempo... me tengo q ir voy de salida besitos y hasta pronto ^^

ravengoh dijo...

Si no apuntas lo sueños al despertar, vuelan. Seguro que recuerdas partes de un sueño, pero no el sueño entero.

Nos pasa a todos, porque el subconsciente es así, y se va todo y se queda ahí metido en cuestión de minutos. Así hasta que te da por escribirlo en un papel...y sorprende a veces lo que escribes.

Me gusta mucho como escribes (a diferencia de mí, que escribo de forma muy directa y sin mucha elaboración, a mi parecer), y al ller lo que ha puesto tu amiga Naoko me ha entrado la curiosidad por leer lo que llevas escrito de novela.
Disfruto leyendo, y me gusta alegrarme el día con un regalo a los ojos. Si puedes decirme si lo tienes alojado en algún blog aparte o algo, te lo agradecería bastante.

Un saludo y sigue así!^^

Sidel dijo...

Que bueno!, vaya fuente de inspiración, por lo menos en sueños ves como consigues tu objetivo. Eso es muy alentador, seguro que tarde o temprano lo conseguiras y yo me declare seguidora tuya, jeje.

NicteKono dijo...

Por un tiempo me dio por escribir mis sueños, aunque al no hacerlo inmediatamente al despertar olvidaba parte de ellos... algunos sueños que tuve de niña no los olvido, pero muchos otros no logro recordarlos al despertar... También pasa que a veces me suceden cosas que creo haber visto en un sueño... te ha pasado? debe de ser un dejabu.

Naoko Hatake dijo...

por alguna extraña razon no puedo dejarte comentarios en el gaiden ^^U... asi que bueno... etto queria saber si podes ayudarme... como hiciste para lo del copyright???

te agradesco q puedas ayudarme, besitos y hasta la proxima ^^

Dario 2.1 dijo...

Sólo me pregunto si era un sueño en realidad, o era un sueño de los que sueñas cuando tienes un boli (o un teclado) en los dedos...

Pero tres años... ¿No decías que no te creías aquella profecía? ¿O es otra cosa?

Es bonito cómo puedes dotar de vida y sensaciones a unas simples bombillas...

¿Piensas dejarte el pelo largo?

Nana dijo...

Kamugo: Me desperté sola, supongo que es por eso que soñé hasta el final... ¿puede?

Ravengoh: ¡Gracias por seguir visitándome! ^^. Tengo un blog paralelo llamado Gaiden (que significa "historia aparte"), donde cuelgo cositas mucho más personales, escritos y creaciones varias... el link está en la parte superior de tu derecha, en este mismo blog.

Sidel: Gracias T__T eres un cielo.

Nictekono: Los tengo, muchas veces. De hecho en más de una ocasión me planteo apuntarme las cosas con las que tengo esa sensación de dejà vu, pero supongo que, como todos los humanos... termino pasando XDDDDDD

Naoko: pues es una licencia de Creative commons. Es muy fácil (y gratuito) conseguir una si visitas su página web:

http://es.creativecommons.org/


Dario: Fue un sueño real. Curioso... pero cierto XD
Y lo de los tres años es lo que me queda de carrera. Esto de la universidad me abstrae, pero de una forma no muy positiva...

Y sí, en ello estoy =) pero me crece TAN despacio... uf.

TXEMA dijo...

buen sueño, yo soy la idea de que la vida es el interminable camino a recorrer para la consecusión de los mismos, como se logra? trabajando, con metas claras, con talento, y con cuestiones menos controlables como el poder estar en los lugares y los momentos adecuados de la historia.

saludos desde mx

Ithil dijo...

yo creo que esas frases aparecerán solas, cuanto mas te obsesiones en recordarlas o intentar crearlas peor. Es como cuando buscas una camiseta y no aparece por ningún lado, te desesperas y al final lo das por perdido, pero a los 2 meses, por casulidad, zas!! ahi esta!!
Lo que hace falta es perseverancia, no dejarte vencer nunca.
Besos!!