jueves, 29 de septiembre de 2011

Una semanita

¡Bueno! Hoy hace una semanita que llegué aquí, y mucho ha cambiado.

Ya estoy en Okinawa, pero me reservo las explicaciones/fotos para más adelante, y así mantengo la emoción :)

Os hablaré un poco de mis días en Tokio.

Como ya dije, al estar bajo los efectos del somnífero, mi último recuerdo es subir al avión, conversar un poco con el hombre de al lado y caer dormida. Por narices tuve que bajar del avión, recoger mis maletas, pasar por inmigración para que me pusieran el sello y demás, coger el tren hasta Ueno, ir a mi hotel, hacer el check-in y llegar a mi habitación. Pues bien, todo esto está totalmente borrado de mi memoria. No sé cómo lo hice, ni cómo llegué, ni nada. No me acuerdo de absolutamente nada. Cuando me iba del hotel este martes con todos los maletones, tuve esta conversación con la recepcionista:

- Oye, ¿por dónde tomo el ascensor para subir al puente que cruza la autopista?
- ¿Eh? Pero... ¿No lo usaste al venir?
- Esto... bueno... supongo que sí. Verás... *le explico la historia*
- ¡Anda! ya decía yo que la cara que trajiste al llegar no era muy normal.
- ¿Qué cara tenía?
- No sé, como la de un autómata. ¡Lo fuerte es que hablabas en japonés!

Y así fue la cosa. ¡Bueno, ahora sé que puedo coger trenes y buscar hoteles en Tokio en modo sonámbulo! Tengo una prueba de que esas horas existieron:


Eso de ahí encima es el ticket del Keisei Skyliner, el tren que conecta el aeropuerto de Narita con Ueno. No recuerdo haberlo cogido, ni recuerdo haber hecho esa foto. ¿No es espeluznante?

Bueno, miremos el lado divertido. Cuando me pregunten cómo llegué a Japón, sólo diré: "No sé, cuando me desperté ya estaba aquí".

Pasemos a otros temas. Me he dado cuenta de que la crisis en Tokio se ha notado de un modo bastante especial. En general, el efecto más inmediato es que muchos comercios pequeños han desaparecido, dando paso a franquicias llevadas por grandes multinacionales. Si os digo que han abierto (otro) Zara en Shibuya, y que este está justo enfrente de un Bershka de 5 plantas, ¿os lo creeríais?

Os pongo algunas foticos que he ido tomando estos días:


Estación de Ueno


¡Hachiko! Y la niña escaladora



Kamakura. El año anterior no había visitado esta ciudad (Ni el famoso buda), o sea que ya tocaba. Haré una entrada específica de ese día :)


Helados de mentirijilla


¡Totoro! <3


Enoshima


Perro lazarillo


Ya estoy bastante más instalada, me he comprado el adaptador de corriente y toda la pesca... O sea que espero que mañana pueda poner más cositas :)

3 comentarios:

Kamugo dijo...

Deberías utilizar tu poder de autómata para estudiar o hacer exámenes, de hecho muchos dicen que es soñando cuando más se activa el cerebro.

Palcraft dijo...

Jodo, buena técnica la de los somniferos para evitar el coñazo de los viajes XD

Me alegro de que haya ido bien el viaje a la otra punta del mundo :)

Sandra dijo...

Hola!!
Creo que me aterraría llegar a un sitio sin saber cómo lo he hecho...
Lo de tomar somníferos para ir en avión...creo que me da yuyu, prefiero ir despierta todo el rato aunque sea un coñazo.
Las fotos me gustan muchísimo, sólo viéndolas ya tengo ganas de volver jajaja.
Saludos!