sábado, 7 de junio de 2008

Rutinaaaaaaa

Perdón por la ausencia de posts en un par de días; he estado lo que se dice normalmente absorbida por la rutina.
Sin embargo tengo la gran suerte de que mi rutina me gusta. Supongo que es por eso que me como tanto la cabeza con no acabar dedicándome a algo que no me guste y perseguir mis propias metas. Por la rutina. Resignada a saber que tenerla es inevitable, que menos que dedicar los esfuerzos a hacerla lo más agradable posible. En realidad es por lo que vivimos, por y para la rutina. Duro pero cierto.

Todo y eso la necesitamos, es curioso. Recuerdo mis años mozos con el "mama no quiero ir al cole". Sin embargo cuando llevaba dos meses de vacaciones iba loca por volver. Los días nos suelen parecer vacíos e improductivos sin nuestras correspondientes horas de rutina a la semana.

No obstante todo tiene un límite, claro. El límite tiene nombre y apellidos; se llama "sistema empresarial japonés". La rutina en estado puro, en su máximo exponente; en el punto en que la vida no es más que eso.
He tenido la experiencia de conocer a uno de esos muchos miles de empresarios trajeados que trabajan de 9 de la mañana a 11 de la noche. Me decía abiertamente y con una sonrisa que sí, obviamente se sentía un número más en una larga lista, que su vida era monótona y gris, pero que todo lo hacía por la empresa.... Y digo yo, ¿Qué pinta la empresa en tu vida? Una empresa no es más que una organización creada para ganar pasta. Dicho resumido es así, claramente. Tú trabajas a fin de cuentas para el tío que ha creado esa empresa, que mientras dedica sus horas a jugar al golf, al terminar el esfuerzo se seca el sudor con billetes de 10.000 yens. Y aun así cuando le ves, tu frente casi toca al suelo de la reverencia. ¿Tanto te han hecho creer que perteneces a la empresa?
Después de verlo he llegado a comprenderlo. Simplemente han sido criados con éste pensamiento; no conciben el trabajo de otra forma. Son serviciales a más no poder y sacrificarían su individualidad por el bien de la comunidad. ¿Pero qué pasa cuando lo que se cree comunidad no es más que un enjambre al servicio de una sola persona que saca el beneficio?

Éste tema tendra cuerda para una segunda parte... por ahora me voy a dormir, son la 1:49, he vuelto del trabajo y todo me da vueltas... uf!

8 comentarios:

Karnalgas dijo...

Espera, lei bien?
1:49 de la mañana y has regresado del trabajo? :S

Yo trabajo de 3 a 10 de la tarde, por lo que tengo que decir muchas veces adios a mi vida personal.... por que me invitan a lados y no puedo ir por el trabajo, pero eso es demaciado no?

Por cierto, te vengo leyendo desde hace tiempo, y tenia unas ganas de decirte que que bueno que estas de regreso :)

morrison dijo...

Yo creo en el desorden prolongado de los sentidos.

A la mierda el sistema establecido.

Nos han criado en una caja de zapatos que nos han hecho creer que era demasiado grande para nuestra mente.

Hay gente tan pobre que sólo tiene dinero.

Kamugo dijo...

Karnalgas, no es extraño que en los restaurantes se trabaje hasta tarde. Seguramente tenga que servir la cena ( o cocinarla, creo que no dijiste de QUE trabajabas), esperar hasta que acaben, y luego comer ella, ir a casa... y el tiempo pasa volando.

NicteKono dijo...

Y eso que estas hablando del sistema actual... qué pasaría si hablamos del sistema de hace 50 ó 100 años (sin ir muy lejos), creo que la cuestión era mucho más delicada, la gente literalmente se sentía parte de la empresa, de hecho, creo que muchos no habrían entendido por qué los occidentales cambiamos de trabajo cuando encontramos una "mejor" oportunidad, ya sea de salario, de condiciones o de tiempo.

Kamugo dijo...

Habéis oído lo del mafioso del cuchillo en Akihabara? :S

Carlo / / dijo...

Horrie esto de Akihabara, estuve ahi un par de horas antes y la verdad si me dio algo de mellito...


Una cosa mas estoy viendo un programa (Canal 4 para mi-tele abierta) y esta lleno de estupideces.... ojala que alguien pueda prender su tele y decirme el nombre del programa

Gracias

El oficio de profeta es el oficio del poeta. dijo...

ME GUSTA VIAJAR A JAPON
AUNQUE TENGAS RUTINAAAA
Esta rutina y modorra te está moviendo el tapete, lo mas probable es que vaya a suceder algo que va a moverle el tapete a todos los que seguimos tu memoria. En el Día Mundial del Medio Ambiente Japón habló sobre la necesidad de evitar el colapso para los pueblos que está en desarrollo y buscó donde mandar a Japoneses. Quizó comprar el territorio de Veracruz, que es del tamaño de Japón, pero tiene todo lo que le falta a Japón, menos el desarrollo. Veracruz tiene café, bosques, petróleo, agua, y muchos desempleados, tiene todo. y los japoneses llegaron y digeron "les cambiamos la deuda pública por el territorio de Veracruz" ya sabes como son buenos para los negocios, pero si conoces la carta del Jefe Seattle. Carta del Jefe Seattle al presidente de los Estados Unidos
[Carta: Texto completo]
Jefe Seattle

Nota

El presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, envía en 1854 una oferta al jefe Seattle, de la tribu Suwamish, para comprarle los territorios del noroeste de los Estados Unidos que hoy forman el Estado de Wáshington. A cambio, promete crear una "reservación" para el pueblo indígena. El jefe Seattle responde en 1855.


El Gran Jefe Blanco de Wáshington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El Gran Jefe Blanco nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Wáshington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.
¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña.

Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?

Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.

Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jamás se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.

Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Wáshington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir satisfechos. Él será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no será fácil. Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que se escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus niños que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasados.

Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. Para él una porción de tierra tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquistó, prosigue su camino. Deja atrás las tumbas de sus antepasados y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sería de sus hijos y no le importa.

La sepultura de su padre y los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.

Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes de las suyas. Tal vez sea porque soy un salvaje y no comprendo.

No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir las alas de un insecto. Mas tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.

¿Qué resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas alrededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.

El aire es de mucho valor para el hombre piel roja, pues todas las cosas comparten el mismo aire -el animal, el árbol, el hombre- todos comparten el mismo soplo. Parece que el hombre blanco no siente el aire que respira. Como una persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestra tierra al hombre blanco, él debe recordar que el aire es valioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con la vida que mantiene. El viento que dio a nuestros abuelos su primer respiro, también recibió su último suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerla intacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo hombre blanco pueda saborear el viento azucarado por las flores de los prados.

Por lo tanto, vamos a meditar sobre la oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.

Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de búfalos pudriéndose en la planicie, abandonados por el hombre blanco que los abatió desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo cómo es que el caballo humeante de hierro puede ser más importante que el búfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir.

¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo.

Ustedes deben enseñar a sus niños que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseñen a sus niños lo que enseñamos a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, están escupiendo en sí mismos.

Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.

Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.

Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo a amigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguros que el hombre blanco llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios.

Ustedes podrán pensar que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, Él es el Dios del hombre, y su compasión es igual para el hombre piel roja como para el hombre piel blanca.

La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador. Los blancos también pasarán; tal vez más rápido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos.

Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarán intensamente iluminados por la fuerza del Dios que los trajo a estas tierras y por alguna razón especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre el hombre piel roja.

Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.

¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.

¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció.

La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia. FIN
Puedes pensar que se enfrentaron a la potencia sanguinaria de los Estados Unidos por quererlos despojar de su territorio en cuatro ocasiones y lo despojaron del 59% que comienza precisamente en Tamaulipas y si vez el mapa es donde están poniendo el Muro de la Indignidad, y ellos no tienen miedo a la emigración, sino a la ocupación que están haciendo los pueblos Latinoamericanos para rescatar ese 59% que son California, Nuevo México, Oklahoma, Texas, con una guerra que duró de 1847 al 49. Y después intervino en Veracruz y defendieron su tierra calle por calle a pesar de los acorazados y de la potencia bélica. Los gringos tuvieron que salir porque nadie los deseaba. Los japoneses llegaron pacíficamente a la Peninsula de Baja California, de donde es mi compañera, está entre la Península del Mar Rojo y el Oceano Pacífico. quisieron comprar ese pedazo de tierra, lo saquearon pusieron Guerrero Negro, exploraciones del Oceano Profundo y se llevaron todas las riquezas para Okinahua, pero a la hora de querer comprar para sus jubilados. (A mi me tocó investigar cuales eran las bases para estar explotando Guerrero Negro, la mina mas grande de sal del mundo y se las quitaron) Después junto con eso comencé a hacer el trabajo de la investigación sobre la Ballena Gris y luchamos en el mundo para que no se matara ni se cazara. En Saporo los hainos vivían de la pezca de ballena, ese es el mundo. La rutina no existe, camina, mueve tus hombros, caminador como el correcaminos y tu tienes buen destino. Se hace camino al andar muchachita, tienes mucho que caminar. Así es que ponte a pensar que estoy esperando que me provoques, yo ya estoy juntando todo esto para hacer un libro, hasta con haikus, Y los japoneses ya no quisieron llegar a compara Baja California. Aquí en Coatepec tenemos un amigo japonés cocinero que tiene un restaurante, se llama Sakura., ahí llegan las japonesas para ver si se quedan ancladas con algún mexicano, pero no tienen sensibilidad los mexicanos para cautivas a una japonesa, en cambio todos quieren mejorar la raza con una española. Nada de mejoramiento de razas, hay muchas formas de controlar la sobrepoblación, y tu tienes que escribir mucho. Esos van a ser tus verdaderos hijos durante algún tiempo, después que tu Dios lo decida. Saludos a tu okasa. Odaseminasai

Anónimo dijo...

Hola! Acabo de descubrir tu blog en mi búsqueda de cosas japonesas (creo que tengo un fetiche, jaja pero bajo la definición japonesa que dijiste). Acabo de regresar de Barcelona, estudiando por un año, y yo creo que por eso me gustó más el blog: recordar las palabras mola, tío, chunga, cutre me dió mucha risa, será porque lo extraño tanto. Bueno, pues nada, quería decirte en corto que me gustó mucho y lo seguiré leyendo.